miércoles, 8 de julio de 2009

Poissons

Hasta las dos no dejó de llover. Por la tarde teníamos el viento de frente. A pesar de ello lo disfrutamos: traía olores a cereal, heno y bosque. Loma arriba, loma abajo llegamos a este pequeño pueblo encajonado en un estrecho valle del Haute-Marne. Przenocujemy w Poissons, w zagubionym w bocznej dolinie campingu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por cualquier comentario. Seguro que nos anima saber de vuestros apoyos.